3 may. 2011

Viva la muerte


Entendemos perfectamente la felicidad que embarga vuestros corazones.

Entendemos perfectamente que les aflore un dulce sentimiento de venganza satisfecha, por cierto no deseado.

Entendemos perfectamente que crean fervientemente que el dios misericordioso en el que tienen fe se solaza y alegra por la muerte de su enemigo.

Entendemos perfectamente que se sientan dueños y señores de la verdad, la justicia, los países, las esperanzas, el futuro, en fin, de todo cuanto existe sobre la faz del mundo.

Lo que pedimos la gente civilizada es un poco de recato y sobriedad.

Solo eso.

Imagen: Manifestantes estadounidenses festejan la muerte de Osama Bin Laden el 2 de mayo de 2011.