2 jun. 2014

setentistas

Algunos se quedaron en el setenta y tres, y por alguna razón que prefiero no entender, jamás saldrán de ahí. Han hecho un nicho confortable con plumas de antiguas primaveras. Picotean cuando pueden una antigua verdad, una nueva traición, todo con infinita tristeza. No me jodan, yo habito en el futuro.