4 sept. 2014

Lágrima


Si conoceré yo esa lágrima.
Redonda. Vertical. Perfecta.
Con urgencia de abismo como mariposa de ala quemada.
Silenciosa. Viviente.
Si la conoceré.
¿Cuántas desgracias puede soportar una persona?
Muchas. Infinitas. Treinta mil.
Si la conoceré, oscura como ojera de carbón, perenne como brasa de lapacho, agria como un remordimiento inapelable.
Si la conoceré.
Palpitante, acechante, emboscada, traicionera, escondedora, impune, guardadadora, ingrata.
¡Qué lágrima señor!
La que vuelco no por vos, que moriste de muerte naturalmente joven y admirable,
sino por la vergüenza de estar vivo.