18 sept. 2016

Futuro

Entonces lo veía.
Mis ojos eran frágiles y nuevos
como una placa de escarcha transparente.
Lo veía,
escandalosamente luminoso.
Yo creí que el futuro sería grandioso,
magnánimo, noble y generoso.
Resultó mezquino y miserable.
Una mierda,
una verdadera mierda.