15 nov. 2010

Luces y contrastes de la lengua popular

¡Andate a la papayona de tu hermana!

En distintas geografías de Latinoamérica, en lenguaje coloquial y popular y en nuestro lunfardo existen estos términos (y seguramente faltan otros) para designar a la vagina, o la nunca bien ponderada concha argentina:

Alcancía, Alua, Almeja, Anona, Araña, Argolla, Bicho, Bollo, Breva, Cachimba, Cachucha, Cajeta, Capacha, Coño, Chocho, Chocha, Chucha, Conejo, Conejita, Crica, Cuca, Cusca, Cartera de Pelo, Cerradura, Cosa, Cosita, Cotorrita, Cucaracha, Chupila, Chimbo, Empanada, Guayabo, Gancho, Flete, Hendija, Higa, Hoyo, Herida, Lora, Machetazo, Mamey, Mango, Mango mechudo, Mico, Mono, Motete, Murciélago , Murruco, Nacatamal, Nato, Nido, Nidito de amor, Nutria, Osito, Oso mañoso, Palomita, Pepa, Paipa, Pan, Panocha, Papayona, Papo, Panana, Panchito, Papaya, Papayas, Parpaiola, Pipote, Peludo, Pozo, Punche , Pupusa, Querica, Raja, Rajita, Rajadura, Ranita, Sapo, Sapo e 'punche, Semilla, Semita, Tajo, Tamal, Tamuga, Tonto, Tota, Toto, Triángulo, Triángulo esférico, Tuna, Yana zapallu, Zanja, Zapote, Zorro, Zulo, etc.

No hay ninguno específico para el clítoris, salvo la información que nos ha hecho llegar un colaborador de la Banda Oriental: dice que en algunas zonas del Uruguay lo nombran con el no muy ingenioso apelativo de "enano". ¿Curioso no?

Feministas y lacanianos: a hacerse una panzada